La importancia de la fisioterapia preventiva

A pesar de que la fisioterapia preventiva ha adquirido cierta visibilidad a lo largo de los últimos años, lo cierto es que aún nos encontramos en un punto condicionado por una importante falta de información. Aún falta mucha educación al respecto para que, de forma generalizada, obtenga el reconocimiento y el espacio que merece en nuestra sociedad.

Identificar un centro de confianza que nos proporcione asistencia habitualmente se torna fundamental en un punto en el que el autocuidado gana especial protagonismo. Si estás buscando una alternativa de calidad, Kine es una clínica de fisioterapia que proporciona servicios especializados a nivel preventivo. Puedes obtener más información en su página web.

Pero, ¿por qué es tan importante acudir a un fisioterapeuta de forma periódica aunque no existan problemas de salud o dolores como tal? A continuación, te hablamos de ello. ¡Toma nota!

La higiene postural tiene unas implicaciones directas sobre nuestro estado de salud. Adoptar malas posturas durante largos periodos de tiempo (por ejemplo, durante la jornada laboral) puede derivar en problemas de diferente naturaleza. La fisioterapia preventiva es una especialidad orientada a evitar este tipo de factores de riesgo a partir de una serie de recursos que van desde el diseño de un plan de ejercicios adaptados de corte terapéutico, hasta la implementación de cambios posturales o, incluso, la readaptación de la zona de trabajo.

Una de las funciones más importantes del fisioterapia a este nivel es proporcionar asesoramiento y formación de utilidad que ayude al paciente a adoptar hábitos más saludables.

Al final, la fisioterapia preventiva se compone de una diversa variedad de técnicas terapéuticas y medidas que contribuyen a promover el movimiento corporal humano, la salud y el bienestar. Por supuesto, esto también abarca la minimización de riesgos a sufrir lesiones o dolores incapacitantes que, de otro modo, podrían interferir negativamente en nuestra vida cotidiana y, también, en nuestro rendimiento laboral.

Tal y como ocurre en el resto de ramas de la salud, la prevención constituye una de las principales medidas correctivas y fuentes de bienestar. Para que un problema, alteración o afección se materialice deben producirse una serie de circunstancias. En el ámbito de la fisioterapia, generalmente este tipo de problemas responden a una serie de hábitos poco saludables mantenidos en el tiempo como, por ejemplo, la prevalencia de sobrecargas musculares y contracturas. Identificar los hábitos que originan a largo plazo los diferentes indicios y problemas de salud constituye el acceso a su prevención plena así como al diagnóstico precoz de ciertas anomalías. Acudir con regularidad a un fisioterapeuta puede mejorar significativamente nuestra calidad de vida en tanto que nos permite mejorar nuestra capacidad motora o adquirir una mayor independencia. Igualmente, adoptar el hábito de acudir a consulta de forma periódica y sin que necesariamente exista algún tipo de problema muscular o de salud, puede repercutir positivamente a largo plazo. La intervención fisioterapéutica preventiva se alza como un factor de influencia decisivo durante los procesos de recuperación. Es decir, en caso de que en un futuro se sufra una lesión, el tiempo de curación plena se reduce significativamente porque ya existe un acondicionamiento previo. Esto implica la posesión de una mayor fuerza muscular, así como de otras capacidades relevantes como la movilidad o la flexibilidad a la hora de desarrollar movimientos de mayor calidad.

Algunos de los principales beneficios que la fisioterapia preventiva puede reportarnos son:

  • Una mejora gradual de la higiene postural.
  • Alivio, confort y, a largo plazo, una mejor calidad de vida.
  • Desarrollo de las capacidades y habilidades motoras.
  • Incremento de la flexibilidad.
  • Acondicionamiento corporal integral a nivel deportivo.
  • Armonización y mejora de la tonificación muscular.
  • Tratamiento y minimización de la distensión muscular.
  • Reducción considerable de los riesgos potenciales a sufrir lesiones físicas.
  • Mejora generalizada del estado de salud psicoemocional y físico.
  • Mayor predisposición y capacidad para afrontar con el máximo rendimiento y efectividad las actividades laborales, deportivas y cotidianas que se presentan en nuestra vida diaria

Suscríbete para saber qué hacer en Zaragoza

Seleccionar la(s) lista(s):

(Recibirás un mensaje de correo para confirmar tu suscripción. Revisa tu bandeja de correo electrónico no deseado si no lo encuentras en la bandeja principal)

Suscríbete para saber qué hacer en Zaragoza

Seleccionar la(s) lista(s):

(Recibirás un mensaje de correo para confirmar tu suscripción. Revisa tu bandeja de correo electrónico no deseado si no lo encuentras en la bandeja principal)